martes, 20 de diciembre de 2016

Opinión: El virus de la suerte

El virus de la suerte
Roberto Aliaga
Raúl Sagospe
Libre Albedrío Editorial



Con 'El virus de la suerte' Libre Albedrío se atreve con el difícil tema del duelo. Un tema que de complicado pasa a ser 'más fácil'. Cada vez hay menos temas tabú en la LIJ, con esta publicación se pasa de una postura propia de los trillados libros de autoayuda a tratar el tema del duelo con toda la normalidad posible. Roberto Aliaga se luce con una historia de fácil lectura que pasa de lo más terrible a lo más cómico.

Iván tiene un nudo en la garganta y un telescopio. Una noche, mientras está observando Saturno, un meteorito cae a sus pies. Iván lo guarda en el bolsillo y, a partir de entonces, se ve aquejado por una fiebre altísima y comienza a escuchar una voz dentro de sus cabeza. Una voz que parece saberlo todo y que es capaz de cambiar el presente para cumplir los deseos de sis huésped.


"Señoras y señores, damas y caballeros, niñas y niños del mundo terreeeestre... ¡ha llegado a sus manos el virus de la sueeeerte!"


Lo mejor

El tratamiento que se le da al duelo. La pérdida de un ser querido es uno de los golpes más duros que tenemos que atravesar en nuestras vidas. No quiere ser un drama universal, pero se enfrenta a la muerte (en este caso del padre del protagonista) sin reservas ni rodeos. Todo ese sentimiento de dolor o frustración da paso a poder trabajar aspectos más positivos: el valor de la amistad, los deseos en positivo, la bueno de expresar sentimientos... . Podríamos decir que se encauza la desolación, no negando atravesar por un momento terrible, hacia consecuencias más provechosas.

La edición de Libre Albedrío es correcta. El gramaje de portada y papel son buenos, la calidad de imprenta también. Me ha gustado también que los diálogos vengan marcados con un color distinto al resto del texto. Destaco las ilustraciones de Raúl Sagospe que completan la edición de una manera sobresaliente. 

Lo no tan bueno

Yo he tenido la suerte de recibir un dossier con actividades complementarias (preguntas, sopas de letras, laberintos...), ejercicios que pueden ser usados en clase (para la educación reglada) o en clubes de lectura de bibliotecas o entidades infantiles/juveniles de tiempo libre. Quizás si estas actividades se incluyeran en el libro sería perfecto. Pero cabe decir que en la web oficial de la editorial se puede acceder a contenido extra (básicamente es lo que yo recibí en papel) y el mismo libro, en la solapa de la contraportada, te redirige mediante a través de un código QR. 


Puedes conseguir el libro en Boolino



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...